Tratamientos en adultos

Para comenzar con la intervención se necesita saber qué es lo que no está funcionando  y que es lo que está funcionando bien. Es muy importante saber en qué  áreas  podemos ayudarle y cómo vamos a hacerlo.

En muchos casos sobre todo cuando afrontamos problemas más leves de ansiedad o del estado del ánimo las pautas ofrecidas desde la psicología cognitivo conductual son suficientes para superar la situación de dificultad. En los casos en los que las dificultades a afrontar son grandes, habrá que ir valorando si la persona es capaz de poner en marcha las orientaciones ofrecidas en la consulta o necesita apoyo para realizarlas. Sí es así habrá que valorar hasta donde pueden apoyarle las personas de su entorno  o en que parte necesita ayuda profesional. Por ello nuestras actuaciones no se limitan sólo a orientar, cuando es necesario también actuamos en el entorno familiar  y/o social de la persona con dificultades.

 

De esta reflexión surge el Programa de Atención Individualizada que es la base del trabajo en equipo a realizar. El programa estará orientado hacia la mejora en estas áreas y la eficacia de la intervención se medirá según  los avances conseguidos en ellas.

 

Tipos de dificultades con las que trabajamos más habitualmente :

      • Trastornos de ansiedad

      • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad

      • Trastornos del estado de ánimo

      • Trastornos psicóticos

      • Trastornos que producen discapacidad intelectual

Estamos especializados en la atención a las personas con discapacidad psíquica ( intelectual, enfermedad mental  o neurológica) porque en nuestra práctica profesional hemos encontrado que sus necesidades no están suficientemente cubiertas,  o no se les presta los apoyos que necesitan o estos recaen sobre las espaldas de familiares sobrecargados, por lo que su situación se agrava.

 

Nuestro propósito es ayudar a estas personas poniendo en marcha programas competitivos que se realicen en su entorno familiar y social. Es decir, no nos quedamos sólo con la orientación desde detrás de la mesa del despacho, sino que trabajamos en el domicilio de la persona y le acompañamos en sus ocupaciones, trabajo y ocio o le ayudamos a poner en marcha este tipo de actividades cuando no existen.

 

Proyecto vital

Apoyo para la vida independiente en el domicilio